dimecres, 23 de gener de 2013

Réquiem






dimecres, 23 / gener / 2013 12:01
Me gustaría que este dolor  fuera una camisa, o un pañuelo al cuelloy poder desprenderme de él como si fuera un complemento más  -ajeno a mi-.

No sentirlo apretando, como sabe hacerlo - con nudo fuerte -, mis entrañas; ahogando mi alma por el peso de tanto amor,  como una losa ahora.

Desearía volver atrás en el tiempo y que la coraza fuera - aún -, más sólida.
Construyendo un muro fuerte, inquebrantable, donde solo las caricias, los besos, los sueños dulces encontraran rendijas por las que colarse. Y mirar por encima de él, calculando la altura, la caída, analizando en perspectiva  el otro lado, sabiendo prepararme -de antemano, sin sorpresas- para la dura batalla.

Ser capaz de no actuar, de no pensar, de situarme en un stand by, -momentáneo, necesario-  disfrutando.

(Sin más  -solo eso-)

Pero ahora,  -justo ahora- es demasiado tarde...



(Vaya este Réquiem, el mejor,  por ese trozo de alma que vuela sin rumbo pero que encontrará, como siempre, el camino de vuelta a casa)









2 comentaris:

  1. Nunca es demasiado tarde, creo...

    Un beso.

    ResponElimina
  2. Tienes razón: nunca es demasiado tarde.

    NO lo es. Es cierto, ahora no es demasiado tarde.

    Uno no, miles.

    ResponElimina