dilluns, 30 de maig de 2011

Netegeu el meu barri... no oposaré resistència,

ni tan sols resistència pacífica.

Aquest matí, vora les set, quan anava a buscar el pa, pensava en això: per què no vénen els mossos amb el servei de neteja -per motius de salubritat/sanitat/higiene necessària, com va dir aquell, en un país del primer món!?- al meu barri, al meu carrer i el netegen. Però net de debó.

No oposarem cap tipus de resistència, ho juro.

La Plaça Catalunya no necessitava una neteja especial, si més no, comparada amb la resta de Barcelona: permanentment bruta. Barcelona és una ciutat molt i molt bruta, és evidente que la fan bruta els qui hi viuen, i els que la visiten. Però també un servei de neteja, malgrat els pretesos canvis, precari. Ineficaç totalment.

Divendres no era aquest el problema, allà. No.

Vaig ser-hi, en ànima però també en cos i bé el que allà va passar... no hi ha dret, i no no és això pel que van/vam lluitar!

Gràcies a l'Anna per enviar-me aquest video (sé que creu que mai me'ls miro):

http://vimeo.com/24386460


Lluis Llach - Companys, no és això






divendres, 27 de maig de 2011

Los Ojos Amarillos de los Cocodrilos - Katherine Pancol

-¿Quieres que vayamos a ver los pececillos bajo el agua con los niños esta tarde?- preguntó Shirley volviendo a abrir los ojos.

A ver, en serio, no, no, en serio, alguien cree que puede interesar por algún motivo especial un libro que contiene semejante diálogo?

En serio, hablo en serio.

O sea, esta novela (más de un millón de ejemplares vendidos en Francia???? El primero de una trilogía???) la leía una conocida mía hace unos meses. Me la medio recomendó. Vale, vale, sí, a ver.

Y me olvidé. Pero hace, qué, nada, un par de semanas, el bolli me la recomienda: La prota tiene casi tu perfil, me dice, el tío, to feliz y orgulloso de su recomendación!

Lo que no me dijo es que le había interesado cero, hasta que lo dejó, a la mitad. Genial, y no me lo cuenta hasta que le digo: Vaya, no sé, no es mucho -oseanada- mi estilo, pero lo acabaré... Me dice: Ah, no, si yo no pude acabarlo!

Pero sigo leyendo, y sigo leyendo.

Leísmos, laísmos; una traducción espantosa, espantosa (a lo mejor el francés original ya es espantoso de por sí, y no se pueden pedir peras al olmo), errores de parentesco (una nieta pasa a ser una sobrina), de tratamiento (tuteo y usteo en un mismo diálogo), y un par de protas (Shirley y Antoine) que pasan unas vacaciones juntos, y páginas después resulta (ves per on!) que no se conocen!

Y ya porque paso de buscar contradicciones temporales (me ponen de los nervios, especialmente en el cine) porqueeeeeeeeeeee...

Pero sí, alguna cosa interesante sí he obtenido: he viajado a las tardes calurosas en casa de mis abuelos, en Marcilla, en que leía y releía Corin Tellado. Como una posesa. Espero que tener 12 años me exima de la culpa. Pero sí, devoraba las novelitas rosas de Corin Tellado, y esta novela, esta tópica, absurda, inconexa, clasista, y aburrida novela me ha hecho recordar mis primeras lecturas.

Sigo sin tener criterio para saber qué me gusta. Pero siempre he tenido claro qué es lo que NO me gusta.

Algo es algo.

:)

En fin, de absurdo a absurdo y tiro porque me toca (qué pedantemente borde engreída y atontada estoy hoy, no?), un video que le encanta a Aina...

Pasado

AUNQUE TÚ NO LO SEPAS

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminando
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.
También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.

Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.



Luis García Montero, Habitaciones separadas, Visor, Madrid, 1994, pp. 50-51


Estos días no me quito esta canción de la cabeza... sin motivo aparente. O sí.

dimarts, 24 de maig de 2011

L'espera

No esperis gaire de mi, em va recordar fa poc en un dels seus correus.

No, vaig contestar-li, no espero ni gaire, ni gens.

Senzillament no espero. Hi sóc. I, així, viuré tot alló que rebi, teu, dels qui m'estimo, dels que m'envolten, com un regal preciós.

Així ho visc.

La Jana no fa petons. Mai n'ha fet, que recordi. Sovint, però, quan som a casa, ve allà on jo em trobi i sense dir res m'abraça. Jo, aprofito i l'acarono, la mimo, i potser, només potser, ella em permet que li faci un petó. Tot i així sé que ella no me'l farà i no li ho demano. De vegades li he preguntat el motiu, li costa molt expressar el que sent -amb paraules-, i no acaba de saber -o voler saber- per què no vol fer petons. Tampoc no sap dir-me si m'estima quan li ho pregunto, somrient. No ho sé, contesta mentres arronsa les espatlles, no sé si t'estimo. I jo, naturalment, me la crec. I no espero que m'ho digui mai, ni que se m'acosti per fer-me un petó. No espero res perquè ja tinc prou amb la seva presència, les seves abraçades sense més ni més, i mirant-la quan riu... ja em sento plena.

Quan res no esperes tot alló que reps és un present fantàstic: un gest, el somriure d'algú que t'estimes, una clucada d'ulls (del teu àngel, per exemple) et fa sentir bé. Tant és què, fins i tot, una situació inesperada que només et permet dissimular una forta riallada.

Si no esperes res, tot és molt més senzill. Saber que encara et queda molt per fer, però que no vius esperant el moment de fer-les, per gaudir-ne, et fa viure cada minut intesament. Si no esperes un Gràcies per un dia fantàstic, quan arriba t'emociones.

A la meva safata d'entrada aviat farà un any que hi tinc un correu. El seu darrer correu. Sovint el llegeixo, el rellegeixo. I de tant en tant, el contesto, sense esperar cap resposta perquè sé, sé del cert, malauradament, que la meva contesta mai no tindrà resposta, mai més entrarà a la meva safata un correu seu. No hi puc fer-hi res, per això, mentres l'escric, penso en ella novament, i m'omplo de la seva dolçor un altre cop, i li somric.

(No hi ha causes perdudes, fa poc m'ho deia el MarcVoluntari que aquests dies està especialment 'combatent': Si lluites, pots perdre; si no lluites, estàs perdut!)

dimecres, 18 de maig de 2011

Si ens dius adéu...

Un petó ben fort a tota la teva família que és també la meva.

(musu Leire, musu Saioa)



diumenge, 15 de maig de 2011

Visitando que es gerundio!

Este fin de semana he hecho, he conseguido hacer, y yo diría que con buena nota, pero que nadie les pregunte a ellas, por favor, de madre soltera activa. Vamos, como soy yo de activa pero con dos niñas y sin marido. Siempre he admirado a mis amigas divorciadas, y ellas lo saben, capaces de ir y venir con sus hijos arriba abajo, sin dejarse inmutar por ningún impedimento de progenitor ausente (perdón?).

Ya el año pasado lo hice, el jefe trabajaba y las petardas y yo nos fuimos diez días solitas a San Rafael (Segovia), recorrimos La Seca, la Meca i la Vall d'Andorra. Montones de quilómetros: Madrid, Valladolid, Salamanca, Segovia, Ávila... Sin problemas. Vale, el día que volvía a Barcelona mi novia de toda la vida me envió un sms: Núria, recorda que per tornar a casa des de Segòvia no cal passar per Càdis. Valens, oído cocina! (podía haberlo hecho, nunca hemos estado en Cádiz).

Total, dos párrafos para deciros, decirme (algún día estudiaré si terapiobloguizo más para vosotros o para mí misma) que sí, que puedo, que soy capaz de estar con ellas sin el apoyo constante e incondicional de Miguel. Yo soy la débil, la toleranteenexceso, la permisiva, la impuntual en horarios... y sin embargo, pimpam, lo he conseguido.

Desde el viernes que él ha seguido trabajando y nosotras nos hemos organizado por libre. Ayer, bajo la lluvia, en la Nit dels Museus, conseguimos entrar a tres espacios bien diferentes: Fundació Suñé -recomendadísima-, Fundació Antoni Tàpies -me quedé como tras un coitus interruptus, esperaba más, necesitaba más, alguien se había llevado mi trozo de pastel- y una maravillosa exposición en Caja Madrid -Generació 2011, genial, genial!-.

Ellas aguantaron como jabatas, del tirón y, bueno, lo pasaron en grande; íbamos con otras mamis y sus niños (sin padres) y lo cierto es que se rieron un montón. Misión cumplida! (bueno, algo también aprendieron cuando de vez en cuando les metía un rollo de los míos y hacían ver que me escuchaban)

Esta mañana la visita ha sido a un maravilloso cementerio: El nou (o vell) de Poble Nou. Quien me conoce bien sabe que pueblo que visito, pueblo al que me dirijo a su cementerio. Sí o sí. Sin embargo, ya veis, como ocurre a menudo, por éste, a diez minutos de casa en coche, nunca había paseado.

Ha sido una ruta guiada de la mano de un experto, organizada por cbsa. Un grupo muy heterogéneo el de hoy: tres jóvenes góticos (uno de ellos llevaba una camiseta negra en que se veía un muchacho junto a un muñeco encajados en un ataúd con una inscripción explícita: My bed), un matrimonio de mediana edad, dos parejas de amigas (una de las chicas no ha dejado de fotografiar en toda la ruta!!), un señor mayor, muy mayor y muy sabio, y un padre y una madre (?) y dos hijos en silla de ruedas (chico y chica).

Qué nos ha llevado a cada uno de nosotros a querer visitar el cementerio de esta forma? No lo sé, ni importa, pero sí, es curioso ver cómo gente tan dispar podemos desear pasar la mañana de un domingo por un mismo espacio.

Tras la visita (dos horas), recogida de comida en el McDonald's (creo que es la segunda vez que voy con ellas a uno) y comida en casa.

Síiiiiiiii, prueba superada. He ejercido de madre soltera activa. Puedo confiar en mí. Pueden confiar en mí.

Y ahora: a otra cosa mariposa!

Os dejo una curiosa canción infantil (mis peques ya no son bebés, lo sé) que por casualidad he oído del anuncio de Nissan Juke mientras escribía esta entrada.



divendres, 13 de maig de 2011

Tot és posar-s'hi...

Tirallonga de Monosíl·labs

Déu

I tu, què vols?

Jo

Doncs jo sols vull
-ei, si pot ser-:

Un poc de fam
i un xic de pa.
Un poc de fred
i un poc de foc.
Un xic de son
i un poc de llit.
Un xic de set
i un poc de vi
i un poc de llet.

I un poc de pau.

Un poc de pas,
un poc de pes
i un poc de pis.

I un xic de niu.

Un xic de pic
i un poc de pac
-o un xic de sou
i un xic de xec.

I un poc de sol
i un poc de sal.
I un poc de cel.

Un xic de bé
i un xic de mal.
Un poc de mel
i un poc de fel.

I un poc de nit
i un xic de por,
i un poc de pit
i un xic de cor
i un poc de crit.

I un xic de llum
i un xic de so:
un poc de llamp
i un xic de tro.

Un poc de goig
i un xic de bes
i un poc de coit.

I un xic de gos.

I un poc de gas.

Un poc del fort
i un poc del fluix.
I un poc de rom
i un poc de fum.

Un poc de lloc.

I un poc de joc
-tres reis, dos nous.

I un poc de groc
i un xic de gris
i un xic de verd.
I un xic de blau.

Un poc de tren
i un poc de nau;
i un xic de rem.

Un xic de vent.
I un poc de neu.
I un poc de rou.

I un poc de veu
-i un poc de vot.
I un poc de cant.
I un xic de vers.
I un xic de ball.

I d'art. I d'or.

Un poc de peix.
I un poc de greix.

I un xic de feix.
I un poc de gruix.
I un poc de carn
i un poc de sang;
i un poc de pèl.
I un poc de fang
i un xic de pols.

Un xic de flam
i un poc de gel.

Un poc de sant
i un xic de drac.
Un xic de risc
i un poc de res
-i un poc de rus.

I un tros de camp
i un xic de fruit;
un tros de clos
prop de la llar
amb aus i flors.
I un poc de bosc
amb pins i brins.

I un xic de font.
I un xic de riu
i un poc de rec
i un poc de pont.
I un poc de gorg.

I un poc de mar
i un xic de port.

I un poc de llor.

Un xic de lli
i un poc de cuir
i un poc de pell
i un xic de fil.

Un poc de lluc
i un xic de suc.

I un poc de porc.

I un xic de parc.

Un poc de gust
i un xic de rang.

I a més del meu
un poc del seu
i un xic del llur.

Vull ser: ruc? clerc?
bell? lleig? dret? tort?
gras? prim? llest? llosc?
nou? vell? ferm? flac?
bla? dur? buit? ple
dolç? tosc? sec? moll?
greu? lleu? curt? llarg?
fosc? clar? xaix? fi?
Un poc de tot.

I a més, què vull?

Un xic de seny.

I un poc de temps.

I un xic de món.

I un poc de sort.

I un poc de mort.

I un poc de Vós.

Ei, si pot ser.


Del llibre Circumstàncies, 1968.


----------------------------------------------

I sí, gràcies a en Llach i molt després a la meravellosa Sílvia Pérez Cruz un altre poema d'en Pere Quart/Joan Oliver es feu cançó.

(Saioa... la voz del concierto que no fui... ai...)

dimarts, 10 de maig de 2011

VoNLeNsKa

Esta tarde, al salir del trabajo me he dado de bruces con una persona con quien antes, en una época determinada, habíamos sido un poco más que compañeras. No diría amigas, pero sí muy conocidas. La historia se rompió, intuyo el por qué pero ella jamás me explicó su porqué (en lo que viene siendo la tónica general, por lo visto, de las personas que ponen fin a una relación, y entre las que creo voy a acabar por incluirme): Por esa época una buena amiga mía, o eso creía, me convirtió en la protagonista principal de una historia de terror sin pies ni cabeza. En ella yo era la Niña del Exorcista mezclada con Cruella de Vil y la Bruja de Blancanieves. Buf. Explicó la historia a quien quiso escucharla y la creyeron (yo también creo, a veces, a mis amigas aunque sepa que no tienen razón, cuando me pongo subjetiva lo soy y mucho, pues anda!). Así que decidí encerrarme en mí y alejarme de toda esa movida.

Verla hoy me ha hecho pensar en qué aprendí de aquella historia, de aquel final. He querido centrarme en eso. No en porqués, en si debí hacer más o menos, en si...

Mal no, lo pasé muy mal, tenía que desmentir una historia absurda que circulaba alegremente. Decidí que no, que no lo haría. En ese momento supe que quien me quería, quien me conocía de verdad, quien confiaba en mí y sabía cómo me importa la amistad no creería esa película. Y quien la creyera es que no merecía seguir a mi lado, o yo al suyo.

Eso aprendí, a relativizar, a dar importancia a las relaciones que la tienen, a centrarme en mis amigos, a reducir el círculo y llenarlo de calidad en vez de cantidad, a contar conmigo, a saber qué relación merece una lágrima, si se da el caso, y una segunda oportunidad, o tercera, o cuarta.

De nuevo he sonreído al pensar que, gracias a todo aquel mal trago, soy cada vez más la persona que quiero ser respecto a las relaciones en general.

Mientras pensaba en esto he visto una pareja en la puerta de un bar, no puedo decir si hablaban o no, solo sé que en un momento dado ella ha dado media vuelta, airada, y sola se ha ido calle arriba, enérgicamente. Él se ha quedado un rato mirándola, incrédulo, y al pasar por su lado he podido ver cómo guardaba en su bolsillo un paquetito, bien mono, envuelto en papel de regalo, con un pequeño lazo. Seguramente en ese momento él era incapaz de intuir que ese regalo sin destinataria, ese desplante, esa tarde de martes, supondría un inicio en su vida, quien sabe si mucho mejor que lo que le esperaba mientras compraba lo que a todas luces parecía un anillo.

Hace unos años, una persona muy cercana a mí tuvo que vivir la dureza de una enfermedad en su hijo pequeño. Esa crisis, esa maldita enfermedad, esos meses de quimio e incertidumbre la unieron a su pareja. Mucho. Pocos meses atrás, en Año Nuevo, había quemado el papel en que pedía un deseo, un único deseo: que mejoraran las relaciones con su marido, volver a enamorarse de él. Un cáncer hizo su deseo realidad. Nadie merece una enfermedad, y menos un niño, pero contra eso no se puede luchar, y pensar en qué aprendizaje se obtuvo de aquellos momentos sí es cosa de cada uno. Ella se reenamoró y en esas circunstancias admiró como nunca a su pareja, por su entereza.

No sabemos qué aprendizaje obtendremos de un mal momento, de una discusión, de una pérdida... pero estoy convencida, segura, que a la larga, saldremos beneficiados de un modo u otro, creciendo, madurando, consiguiendo la mejor versión de nosotros mismos.

Os dejo un link a un artículo de El País de este domingo, no tiene desperdicio, sí, caos es oportunidad de cambio, sin duda.

http://www.elpais.com/articulo/portada/Problemas/oportunidades/elpepusoceps/20110508elpepspor_7/Tes

dilluns, 9 de maig de 2011

Estoy Perro Verde

Hoy estoy perro verde. No me hacen falta más excusas que: tengo la regla, o la tendré dentro de poco; es lunes; hace sol; hace frío; me he abrigado demasiado, o demasiado poco; mi compi de desayunos me ha hecho una broma que en cualquier otra circunstancia habría subido a poquer pero hoy ni he contestado; pensar en si me quedo a comer en el trabajo, voy a casa de mis padres o me voy a mi casa es un conflicto del que no puedo salir; los expedientes se me eternizan porque estoy desconcentrada. En estos días de perro verde no entro en mi cueva, me mantengo al margen de todo, en silencio, pero todo todo me molesta.

To-Do.

Si me hablan porque me hablan, si no me hablan porque no lo hacen; si suena el teléfono porque suena -por supuesto no lo cojo-. Me pongo los cascos, como cada día, pero al rato me doy cuenta que no me he puesto música. Me río de mí, pero enseguida me vuelvo a enfadar con el mundo. Qué coño pinto yo aquí? No allí, no, aquí, en el planeta Tierra: acaso no sabéis ya todos, a estas alturas, que soy de Orión? De la Galaxia ésa (información que me dio Manu en su momento y con el que también estoy molesta porque me ha escrito, justamente hoy).

Me apetece discutir, con quien sea y de lo que sea, pero mis compis me conocen ya demasiado y no están por la labor de facilitármelo. Aaaaaaaaaaaaaaaaah. Ni mi ángel, por supuesto, que aunque no está de acuerdo conmigo en mi planteamiento vital del día, no me discute.

Otro café.

Y sigo perro verde. Agilipollada.

Como no tengo hora para hacerme las infiltraciones de la semana (dichosa celulitis que todo lo invade!), llamo y pido hora. Al rato llamo y la anulo.

Tengo el baile de San Vito pero interno.

Gritaría, o lloraría, o yo qué sé.

El niño me cuenta, le escucho, y le apoyo, claro, como siempre.

Pero sigo buclada.

Me voy a buscar yogures.

Acabo la jornada con una complementaria: eso, en días como hoy, me hace sonreír. Qué triste, no?, que la primera sonrisa del día me la arranque el hecho de hacer pagar aún más impuestos.

Mi cabeza empieza, de camino a casa, con las rumiaciones. Me niego. Por ahí no paso, una cosa es estar borde, antipática, estúpida, atontada, y la otra permitir que montones de pensamientos campen en mi cabeza a sus anchas. No.

Como cualquier cosa (proteína), medio viendo Anatomía de Grey.

Empieza la vorágine de la tarde.

Y justo ahora, mientras uso estas palabras como terapia relajante, me viene a la cabeza que esta mañana, de camino hacia el trabajo, mientras oía a De la Morena en un artículo dedicado al saber perder de Nadal de ayer, pensaba en colgarlo en el blog y recordarlo de vez en cuando.

Y de paso, compartirlo con vosotros.

Es una buena reflexión, la de José Ramón de la Morena, no dejéis de oírla.

 
El comentario de José Ramón de la Morena (09-05-2011)

-------------------------------------------------------------------------------------

La canción, maravillosa se la dedico a quien la encontró sin apenas tarareársela, por permitirme ser tan y tan borde, en ocasiones.

diumenge, 8 de maig de 2011

El Puig Drau (1345m)

Visc a Barcelona, una ciutat amb mar; el meu país és petit (que va dir el Pep, que havia sentit dir al Llach) però té vora 500km de costa i, tanmateix, no el necessito per viure, el mar. Ni la platja. Ni la sensació de llunyania que m'endú quan miro la línia que ens separa, que ens separa de, que... és allà.

En canvi tinc mono de muntanya quan fa dies que no hi vaig, quan no suo sota el sol, quan no em moro de fred a l'hivern, o dalt d'un cim sense refugi del vent. Ho necessito, sóc addicta a la natura, als colors verds, taronges, vermellosos, marrons, grocs. I al cant dels ocells, incapaç de reconéixer. Als arbres, on màxim distingeixo un roure, d'una alzina. On gaudeixo de les flors, tan estranyes, diferents, tan meravellosament salvatges.

No entenc les vacances, d'estiu, d'hivern o setmana santa, sense muntanya. No ho relaciono, com la majoria dels meus coneguts o amics, amb la platja (hi deu tenir a veure que no m'agrada banyar-me al mar, ni la piscina, odio les aglomeracions, passar calor i la sorra).


Sí, fa un mes que no hi anem, se'm sent dir per casa, fa més d'un mes que no caminem, que no fem un cim, que no sortim.

I aleshores els astres es posen d'acord i, com avui, col·loquem la Jana (fins ara l'enganyàvem, però ara si fa no fa la conversa és aquesta: és curta, Jana, és curta... i ella recordant el camí dels enginyers a Núria, contestava: curta, jaaaaaaaa, quatre o cinc hores no és curta, no m'enganyes, no m'enganyes, no hi vull anar...), mirem el cel, agafem bocates (si ens quedem a dinar allà el menú semrpe és el mateix: amanida d'arrós, feu la prova, pregunteu a les petardes què dinem a la muntanya!), i marxem!!!

Avui ha tocat el segon, el més alt... de l'altra banda. M'explico: el Montseny, la meva zona per excel·lència, té els parents rics, alts, famosos, estimats, a la banda esquerra, si veniu de Seva (lloc on tard o d'hora anirem a viure!),i arreibeu a Collformic. A la banda dreta tenim dos cims, petits, desconeguts, però que posen la guinda final al recorregut planer més encisador de quants pogueu fer en aquella zona, com el seu nom: el Pla de la Calma.

Així, deixant la família del Peter Strauss enrera (Les Agudes, el Turó de l'Home i el Matagalls) enfilem el camí que des de Collformic passa pel pla de l'ase i recorre tot el Pla, fins arribar al Sui (ja el vam fer un dia, només l'Aina i jo) i la nostra fita d'avui: el Puig Drau (els Nick Nolte de la saga).

És un cim petit, però amb una bona vista del Parc (hem vist un gat).

Un camí molt aconsellable.

Sí, un dels molts camins per fer més agradable el matí d'un diumenge qualsevol!

dissabte, 7 de maig de 2011

Trànsits

Aquest matí he recorregut el centre de Barcelona d’una altra manera, sí, perquè es veu que hi ha altres formes de viure, i de sentir, de patir, i de riure, i per què no, també de caminar per la ciutat on he nascut i crescut.

Fa un temps una companya em va recomanar fer l’itinerari organitzat per la xarxa de biblioteques en què recorrien en l’espai i el temps, la vivència dels escriptors llatinoamericans a Barcelona. I m’hi vaig apuntar.

He fet tard, com tinc per costum m’ho proposi o no. He sortit a l’estació de Paral•lel línia 2 i he decidit arribar a peu fins el 30 de La Rambla, la biblioteca Andreu Nin.

Quin canvi de barri, abans era ple de yonquis, prostitutes i captaires. Ara, els carrers que porten del Paral•lel a La Rambla, semblen l’escenari de la tercera exposició universal a la ciutat comtal, o un nou fórum de les cultures (aquell projecte faraónic i absurd dels alcaldes socialistes d’aquesta ciutat). Botigues, colors, olors, peces de roba... tot ha canviat tant, tant!

Un quart d’onze quan he arribat, l’hora de trobada era a les deu, així que m’he estalviat esperar durant un quart la gent que, como jo, feia tard. D’acord, d’acord, no ho faré més (fins la propera vegada que ho faci, naturalment).

Ha estat un recorregut genial per diferents indrets de Barcelona, amb representacions teatralitzades molt aconseguides: fragments de Diaris, d’articles periodístics, de poemes, de novel•les. Música meravellosament interpretada amb veu i instrument. I un guiatge fantàstic de la mà del Marc.

El Moll de la Fusta (semblava que la pluja no ens permetria gaudir-ne, però hem vençut!!!), el Mirador del Port Vell, els Porxos d’en Xifré (meravellós fragment de Cien años, on es feia referència al Sabio Catalán, Ramon Viñas), Carrer de les Trompetes (un racó que no coneixia, amb Gardel, Samitier i d’altres), l’estàtua d’Antoni López, l’edifici de Correus (on han llegit diferents textos epistolars, alguns d’ells entre Gabo i Mario) i on jo mai no hi havia entrat, el Casal de gent gran del Gòtic (on m'he pres, cómo no, un tallat), el Carrer del Correu Vell, el Pati Llimona i, un indret fantàstic com a punt i final que us recomano encoratjadament: els Jardins de la Casa Puig (de lliure accés tot i que cal entrar-hi per l’hotel).

Són tantes les coses que encara hem d’aprendre, oi????


La Pasión

Salimos del amor
como de una catástrofe aérea.

Habíamos perdido la ropa,
los papeles;
a mí me faltaba un diente
y a ti la noción del tiempo.

¿Era un año largo como un siglo
o un siglo corto como un día?

Por los muebles,
por la casa,
despojos rotos:
vasos, fotos, libros deshojados.

Éramos los sobrevivientes
de un derrumbe,
de un volcán,
de las aguas arrebatadas

y nos despedimos con la vaga sensación
de haber sobrevivido

aunque

no sabíamos

para qué.



"Babel bárbara" 1991


divendres, 6 de maig de 2011

En paz

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas noches de mis penas;
mas no me prometiste tú sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!



Amado Nervo (1915)


-------------------------------------------------------------------------------------

GRACIAS... eternamente, gracias!